www.sportleon.com

Editorial

No country for old men

El discurso de la Academia Aspire se basa en un proyecto a medio plazo, combinando experiencia y cantera

miércoles 14 de octubre de 2015, 23:28h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Alrededor de la 'nueva Cultural' hay opiniones, de todos los colores y gustos, algunas rozando el ridículo, basadas en la prepotencia de quien se cree depositario de un 'derecho divino'
No country for old men
Ampliar

Desde que la Cultural saborea las mieles del 'efecto catarí', el cruce de opiniones sobre el devenir que debe tomar el Club, se evidencia constantemente desde los bares del Barrio Húmedo hasta las tertulias y opiniones de cualquier medio de comunicación que se precie. Que estupenda noticia, que se genere nuevamente 'debate' alejado de las casi eternas rémoras de la desaparición del Club, salvo milagro de Santa Teresa, que finalmente llegó del lejano Oriente.

En este nuevo horizonte, las hay (opiniones), de todos los colores y gustos, algunas, si me permiten rozando el ridículo, basadas en la prepotencia de quien se cree con "derecho divino" para delimitar la estrategia del club y de los que ya ejercen con mano tranquila pero firme sus designio. Se les alecciona desde la tribuna, se les arenga, para que los cauces del nuevo río que nos lleva sean como a uno u otro sector de la masa crítica, opinable, le interesa.

Mal vamos nuevamente si no somos quirúrgicos con estos 'aleccionadores', que tienen el convencimiento que sus intereses bastardos, que tanto les han reportado en su vida, (no en vano disparan con mala bala, desde la atalaya que han conquistado a fuerza de medrar, no de formación, conocimiento o habilidad), son los únicos que deben seguirse a rajatabla y que estos pobres Reyes de Oriente deben dejarse aconsejar por el gran Oráculo... mal vamos igualmente si pensamos que quien adquiere la Cultural no tiene un plan claro, definido y ejecutable y confundimos a quien nos lee, pensando que son igual de manejables que los que precedieron el liderazgo del club en el pasado.

En la novela de Cormac McCarthy, llevada a la gloria cinematográfica por los hermanos Cohen, se manifiesta un conflicto en la frontera mexicana por un asunto turbio de drogas, con el final que todos conocemos y con un Bardem al que sus desorbitados ojos en plena faena de estrangulamiento, en ocasiones parecen perseguirnos al doblar cualquier esquina. Curioso titulo, No country for old men, parece la nueva cantinela que se pretende instaurar en el entorno del club, aprovechando e inventando una supuesta diatriba, (ya se sabe que hay quien está convencido que a fuerza de repetir una mentira se convertirá en verdad), según la cual, solo la sabia nueva va a catapultar al Club a la gloria futura.

Semejante majadería solo puede partir o de alguien interesado o de alguien desinformado, elijan ustedes, que para eso están y de paso comparen, pueden empezar si les parece por alguien que tenemos aquí al lado, el Real Oviedo, adquirido en una operación similar a la de la Cultu, por Carlos Slim (seguro que a éste también necesitán aleccionarle), tengan la paciencia de buscar sus alineaciones, y busquen la edad media de sus jugadores, empezando por Esteban, capitán y portero del Club, que según la diatriba que ahora se pretende instaurar en la Cultural, debería ser despedido al instante. 40 tacos le contemplan, prácticamente toda su línea defensiva supera los 32 años, al igual que los delanteros, otros 32, pero seguro que Carlos Slim, ha pensado en un proyecto para dejar con la miel en los labios a miles de socios de la ciudad casi hermana.

Si queremos poner en valor un criterio, a nadie se le escapa que tanto el discurso de la Academia Aspire como el de cualquier persona sin intereses bastardos, se basa en un proyecto a medio plazo, en el que se tratará de combinar experiencia, se habló de mentores desde el primer momento, con formación y sabia nueva, con un papel destacado de los canteranos que realmente pidan paso y de jugadores jóvenes en formación que aportará la Academia. Es en este equilibrio, donde la Cultural y sus dirigentes pretenden crecer, ni todo lo viejo es malo, ni todo lo nuevo es bueno y solo la capacidad de unir ambas variables proyectará sobre el club un futuro de paso firme.

No me quiero despedir sin rememorar nuevamente a mi favorito, Anton, al que dio vida propia Bardem, ese asesino psicópata que llevaba grabado a fuego en su interior un pensamiento filosófico, tan sencillo como fiable, tan previsible como inevitable, quien siembra vientos termina recogiendo tempestades, aunque se esté convencido que desde la Atalaya, no hay acción sin reacción, tarde o temprano Anton te encuentra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(2)

+

0 comentarios