www.sportleon.com

Blog / Adrián del Campo

Plantilla frente a condición
Ampliar

Plantilla frente a condición

Por su papel de equipo modesto, el Atlético Astorga parece estar obligado a defenderse, sin embargo, el potencial de su plantilla lo encuentra en el ataque

viernes 23 de octubre de 2015, 10:56h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Para evitar hundirse, el camino más rápido puede ser generar un sistema para potenciar las virtudes del grupo, para que Ivi Vales, Bandera o Diego Peláez marquen la diferencia
“El Astorga tiene buenos jugadores, sobre todo del medio campo hacia adelante, algunos son anárquicos pero con una calidad individual tremenda. Este equipo tiene menos puntos de los que merece, por eso en líneas generales estoy súper contento de ganarle al Atlético Astorga, porque es un conjunto dificilísimo, por eso estos tres puntos me saben a gloria". El entrenador del Pontevedra, José Luis Míguez Iglesias, es decir, Luisito, daba este domingo su particular visión sobre el conjunto al que acababa de vencer tras una gran segunda parte de los locales en Pasarón, de donde los maragatos se volvieron a marchar de vacío y en puestos de descenso directo.

Era la tercera derrota consecutiva del Atlético Astorga y con ella, el objetivo de la salvación se distanciaba un punto más, y ya está a cuatro. Sin embargo, en La Eragudina no deberían encenderse las alarmas, todavía no, más valdría pararse a analizar lo que tienen y lo que son. Los maragatos forman un equipo humilde, que no puede ni debe gastar grandes cantidades en fichajes, porque lo que tiene en casa puede ser suficiente para mantener la categoría, de hecho, ya lo fue la temporada pasada y esta, Luisito se lo ha recordado a todo la ciudad bimilenaria.

El entrenador del Pontevedra dijo algo clave y que a veces la condición de los de verde, club no profesional y de los más modestos del Grupo I de Segunda B, hace olvidar, “el Astorga tiene buenos jugadores, sobre todo del medio campo hacia adelante”. En este punto, Luisito valoraba la mejor virtud de la plantilla que dirige Álvaro García: su potencial ofensivo, que empieza desde la defensa, pues tanto Víctor como sobre todo Uña son centrales dotados para la anticipación, para cerrar la zaga en una línea de presión alta.

A esto hay que añadir el gran activo de este Astorga: su línea de tres cuartos, donde Ivi Vales, David Bandera y Diego Peláez son de “una calidad individual tremenda”, aunque algo “anárquicos”, como diría Luisito. A ellos se pueden añadir Víctor Andrés, Saúl Crespo o Porfirio desde el centro del campo, Pevida y Marcos desde el ataque o Lago desde la defensa, todos ellos con condiciones suficientes como para aportar en un sistema ofensivo.

Aquí nace el gran dilema, por plantilla, el Astorga debería jugar al ataque, pero por el contrario, según su condición de equipo humilde, estaría obligado a defenderse ante todo, a sostenerse en una solidez conservadora y tratar de aprovechar las pocas oportunidades que cree a la contra. Por suerte, estos tópicos parecen haber sido derribados y las normas en el fútbol se rompieron hace tiempo ya. El ejemplo más claro puede ser Paco Jémez y su Rayo Vallecano. Bajo la dirección deportiva del maragato Felipe Miñambres, el técnico canario llegó al conjunto de la franja para explotar las virtudes de una plantilla que año tras año se remodela pero siempre con una idea base, ser incómodos, ser capaces de presionar y atacar hasta en el mismísimo Camp Nou, y el plan da y dio resultados, ¡vaya que si los dio! El Rayo firmó la mejor temporada de su historia en el 2013.

Ahora, en La Eragudina todavía tienen tiempo para prorrogar la época más importante que han visto sus gradas, supletorias o no, porque solo están empezando su segundo año en la categoría de bronce, aunque conviene no dormirse y saber aprovechar las virtudes de la plantilla más que limitarse a esconder sus defectos. Álvaro García llegó con esa idea clara, la de reducir las debilidades de este conjunto, creando un sistema enfocado a ganar segundas jugadas y a asumir pocos riesgos, con salidas por fuera y sin apenas pases entre líneas. Plan que el joven técnico fue cambiando con el paso de las semanas. Ahora el Astorga se atreve a hacer más cosas con la pelota y cuando lo logra es cuando más se acerca a los puntos.

Los dos siguientes partidos serán más tensos si cabe para Álvaro García Moreno, que verá desde la grada como su equipo se juega sumar o hundirse en los puestos de descenso. Para evitar lo segundo, lo que podría provocar su cese, el camino más rápido puede ser generar un sistema para potenciar las virtudes del grupo, para que Ivi Vales, Bandera o Diego Peláez marquen la diferencia, cada uno con su descontrol particular pero con esa calidad que el Astorga no podría pagar si la tuviera que traer de fuera, por suerte, la base del mejor Astorga de la historia es de ‘casa’ y sigue estando en La Eragudina, donde la salvación no será sencilla y tiene dos caminos posibles, el de la plantilla pasa por marcar más goles que el rival, y esto último no es una perogrullada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios