www.sportleon.com

Libre y directo / Miguel Ángel González

Disfrutar del deporte debe ser el único motivo para ir al fútbol.
Disfrutar del deporte debe ser el único motivo para ir al fútbol.

En 2016, deporte del bueno

A veces olvidamos que el deporte es sólo un juego, un espectáculo... una diversión

lunes 28 de diciembre de 2015, 02:07h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

En el deporte bien practicado hay compañerismo, sacrificio, entrega, espíritu de superación, lealtad… casi todo aquello que nos hace más grandes y mejores

Es momento de cerrar el año 2015, de hacer balance con lo bueno y con lo malo. También es el momento de marcarse propósitos de cara a este 2016 que ya entra. Aprender inglés, dejar de fumar, apuntarse al gimnasio suelen ser trending topic entre esos deseos que a veces se cumplen y otras quedan en el papel. Yo al 2016 le pido más deporte, mucho más deporte para todos. Deporte del bueno, del de verdad. Porque el deporte debe ser sólo eso: deporte.

El deporte en mayúsculas es salir a rodar unos cuantos kilómetros en compañía y reponer fuerzas con una caña. Jugar el partido de los domingos donde la gran tragedia de perder es pagar la pista. Pensar que, a la gran mayoría, no nos cambia la vida el lunes si Cristiano o Aketxe meten gol o pegan al palo. Como mucho, un poco más o menos alegres.

A veces nos olvidamos de que el deporte es sólo eso: un juego, un espectáculo, una diversión. Lo elevamos a una categoría que no tiene entre periodistas y aficionados. Basta entrar a una noticia de cualquier medio digital deportivo y leer comentarios. O ir a cualquier grada de un estadio. Se suelta bilis, se pontifica o se echa al cadalso en cuestión de segundos, damos rienda suelta a nuestras mayores bajezas. O cuando nosotros somos protagonistas nos pensamos que la vida nos va en ese partido que, realmente, sólo nos importa a nosotros. Y eso, desgraciadamente, no es deporte.

El deporte de verdad, lo viví a nivel particular el pasado 20 de diciembre. Un grupo de amigos marcamos un encuentro para jugar un pequeño torneo de pádel. Al terminar el torneo nadie sabía ni quien había ganado ni quien había perdido. ¿Quién iba a ponerse a sumar puntos, juegos y sets teniendo paella y hornazo en la mesa? El único resultado que valía era pasar dos buenas horas jugando y otras dos horas disfrutando de la compañía.

Hace poco dijo Rajoy que, por lo general, la gente que practica deporte es buena gente. Y es de las cosas más sensatas que le he oído decir. En el deporte bien practicado hay compañerismo, sacrificio, entrega, espíritu de superación, lealtad…casi todo aquello que nos hace más grandes y mejores. Por eso, nunca debemos olvidar que el deporte sólo sirve para eso: divertirnos y superarnos a nosotros mismos.

Y además, por lo general todos queremos lo mismo en la vida. Ser felices, disfrutar, estar a gusto con nosotros mismo, compartir, socializar, medir nuestros límites, ir un paso más allá, ponernos a prueba de vez en cuando, liberar endorfinas…y todo eso y mucho más nos lo da el deporte.

Así que para este 2016 entre brindis y brindis, hay que acordarse de pedir a los Reyes Magos que vengan cargados de deporte del bueno. Cuesta poco y se disfruta mucho. ¡Feliz año para todos!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios