www.sportleon.com

Libre y directo / Miguel Ángel González

Manolo Cadenas.
Manolo Cadenas.

La alargada sombra de Manolo Cadenas

¿Es posible plantearse su vuelta al Ademar?

martes 09 de febrero de 2016, 10:41h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Ahora ya no está Dani Gordo para recibir los palos, de nuevo la mirada se desliza hacia el banquillo. Los murmullos y las críticas también caen sobre un entrenador que no acaba de concecatr unánimemente con la grada. Y con ello revolotea entre la afición el nombre del entrenador de Valdevimbre

¿Hasta que punto es posible la vuelta de Manolo Cadenas al Ademar? Una pregunta que, como es inevitable, revoloteaba en los círculos balonmanísticos leoneses tras la derrota en el primer partido de año.

En primer lugar, la temporada de los de Guijosa no está siendo lo que se esperaba. El club marista viaja más cerca del séptimo puesto clasificatorio que de situarse como primero de los mortales tras el Barcelona. No era ése el objetivo inicial de un equipo que se presentaba con renovadas energías, la ilusión de un nuevo entrenador y alguna cara de relumbrón en la plantilla. La vuelta de Juanín o Carou, Mikel y Juanjo, los jóvenes Carrillo, Cupara, etc…En definitiva, un buen equipo para una competición hecha ruinas. Y sin embargo el equipo combina buenas noches con golpetazos sonados.

Y ahora ya no está Dani Gordo para recibir los palos. Dani, al que nunca se valoró, al que siempre se negó el pan y la sal. Dani, el que con mucho menos consiguió armar un equipo sin brillo pero competitivo; sin el carisma pasado, pero con la garra identitaria de siempre. El caso es que ahora los palos ya no los recibe Dani, pero de nuevo la mirada se desliza al banquillo. Los murmullos y las críticas también caen sobre un entrenador que no ha terminado de conectar con una grada tan fiel como exigente.

El caso es que la sombra de Cadenas es eterna y alargada. No puede serlo de otra manera. De hecho, hace no mucho pedía en mi cuenta de Twitter una calle en la capital para el entrenador leonés. Ya tiene una en su Valdevimbre natal, pero sus méritos deportivos en el club marista hacen más que necesario un reconocimiento así. También por sus éxitos como seleccionador. Pero sobre todo porque bajo su dirección el Ademar logró los mayores éxitos deportivos de un club leonés en toda la historia. Cadenas hizo feliz a tantos leoneses y logró pasear el nombre de nuestra ciudad por toda Europa. ¡Qué menos que un agradecimiento!

Y dicho esto, ¿es posible plantearse la vuelta de Cadenas? ¿Y por qué no? Es cierto que su caché como entrenador le puede colocar como futurible en algunos de los banquillos más lujosos de Europa. Es cierto que la Asobal es un edificio en ruinas sobre el que emerge la figura gigante de un ‘tirano’ que desentona con el resto. También que sería su tercera etapa y que quizá su vuelta no genere la misma ilusión que hace unos años. Además, su regreso en la 12/13 se saldó sin éxitos y el resultado no fue especialmente brillante. Aunque también es verdad que las dos últimas, sin Cadenas, el resultado ha sido aún peor para un equipo que da muestras notables de decadencia.

Desde luego la apuesta es arriesgada. Pero, ¿por qué no? No conozco un entrenador capaz de sacar más con menos, que conozca mejor la casa ni la Liga, capaz de convertir a canteranos en figuras. Nadie capaz de conectar mejor que él con la grada. Nadie que genere esa ilusión en un equipo donde falta el brillo en los ojos.

Pero, sea con Cadenas, con Guijosa, o con cualquier otro. El Ademar debe plantearse si es sólo una cuestión de caras o un problema mayor. Cerrar filas para dejar atrás esa guerra interna que tanto daño ha hecho el club. Quizá plantearse la vuelta de Cadenas sólo sea engañar el ojo para no ver un problema estructural que amenaza con sacar al Ademar de la élite del balonmano nacional. Y eso no debe permitirse. Porque el Ademar nos tiene acostumbrados a estar con los mejores, y daba igual que los mejores fueran el glamour manchego, el rodillo navarro, el vecino vallisoletano o los eternos catalanes. El Ademar siempre era esa mosca cojonera que como bien dice Simeone aspira a molestar.

Por eso, ahora más que nunca, la entidad debe plantearse un giro para poder competir con enemigos más accesibles aunque los recursos propios también sean inferiores.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(7)

+

7 comentarios