www.sportleon.com

¿Cherokee? No, de La Virgen

Ricardo
Ampliar

Ricardo

Te has ido, pero nos queda, me queda, para siempre, tu lección de vida

martes 08 de noviembre de 2016, 15:45h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Me cuesta escribir. Te lo juro, Richi, pero no puedo vivir este momento tan lejos sin imaginarte. Tirar de anécdotas es sencillo, tratar de revivirlas, un drama. Fueron más de veinticinco años juntos. Vivimos poco, pero demasiado

Sé por dónde empezar. La gente, en estos casos, no suele saberlo, pero yo sí: Te quería, te quiero, te querré. Siempre. Una declaración de amor incondicional. Un sentimiento que ahora, en la distancia, busca escape como única forma de salvación, un salvavidas afectivo al que algunos de nosotros nos tenemos que agarrar porque nos faltas.

Y es que nos faltas, te has ido. Y siempre has sido consciente de esa vida tan vivida que se escapaba entre las comisuras de esos labios que querían decir tanto y no podían. Testigo de tu alrededor, esa presencia que llenabas cuando estabas ocupa ahora su lugar en esos corazones que, sin ser tan grandes como era el tuyo, siguen bombeando tus recuerdos a una velocidad fugaz. Me llegan historias de siempre compartidas a medias, o pentagonales, retazos en la memoria de lo que fuimos, de lo que llegamos a ser, de lo que seremos, pero ahora sin ti, aunque contigo, porque no te vas. Sigues con tu espacio, entre aquellos recuerdos de cuando fuimos héroes, o quisimos serlo.

Porque la batalla continúa, día a día, y no sé si seremos tan valientes como para tomarnos el pulso y decirnos lo que harías tú.

Me cuesta escribir. Te lo juro, Richi, pero no puedo vivir este momento tan lejos sin imaginarte. Tirar de anécdotas es sencillo, tratar de revivirlas, un drama. Fueron más de veinticinco años juntos. Vivimos poco, pero demasiado. Si hace unos años nos hablan de ELA, hubiéramos pensado en quién se la ligaría –ganarías tú, por supuesto, que para eso a guapo te ganaban pocos-. Nos lo dicen hoy y sólo nos falta encogernos de hombros y preguntarnos porqué tú. Hasta para eso, te la ligaste, por desgracia.

Pero nos queda, me queda, tu lección de vida. Esa asociación al dolor que llevaste con una dignidad asombrosa, ese carácter optimista con el que asumiste tu dolor y el de los tuyos, ese talante de sostenerse en pie cuando los músculos te pedían descanso.

Sólo un recuerdo amigo. Tres veranos atrás compartimos horas, muchas horas. Tú ya tenías problemas para hablar con ese bicho que te comía las palabras. Yo iba a tu lado, con muletas. Eras mis pies, yo tu voz. Hablamos mucho: con gestos, interpretando, mirándonos… nunca necesité mucho para entenderte, siempre te bastó poco para mostrarte. “El cojo y el mudo”, decías.

Hoy me has dejado, nos has dejado, más cojos que nunca.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Ricardo

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    9771 | Juan Pablo Prida - 08/11/2016 @ 15:57:23 (GMT+1)
    Si de algo estoy orgulloso, es del Pentágono y de poder decir alto y claro que Ricardo fue un buen amigo mío.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de SportLeón

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.