www.sportleon.com

Campus Ritmo 2017

El ‘Ritmo’ del verano

El Club Ritmo pone en escena en La Vecilla, un año más, el mejor campus de gimnasia rítmica del mundo

miércoles 23 de agosto de 2017, 11:32h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El Club Ritmo reúne en La Vecilla a más 150 gimnastas de todo el país que llegan al reclamo de entrenarse con las mejores entrenadoras de España en un campus que nació hace 30 años y que mantiene las señas de identidad de su primera edición

Parece que fue ayer, pero hace ya 30 años de aquella concentración navideña en Boñar. El Club Ritmo era entonces un pequeño equipo recién nacido en el gimnasio de la calle San Agustín de León. Ruth Fernández entonces sólo era una niña que soñaba con ser entrenadora. Su padre, el inolvidable Córboba, ella y Nuria Castaño se embarcaron aquellas navidades de hace casi tres décadas en un campus que no podían imaginar que en 2017 fuera el mejor de España y un ejemplo en todo el mundo.

Desde entonces han cambiado algunas cosas, como el escenario, que tras pasar por Boñar, Sabero o Carrión de los Condes, ha encontrado en la Granja Santa Catalina de La Vecilla el lugar perfecto para acogerlo. Pero mantiene lo fundamental: la ilusión y el trabajo bien hecho. En aquel primer campus estaban dos pequeñas gimnastas, Carmen Cuenta y Paula García Cascallana que hoy siguen en el campus como entrenadoras. Es el secreto del Campus como explica Ruth Fernández. "Esto no es un negocio. Queremos que las niñas aprendan y disfruten. Que se lo pasen bien porque es lo que nosotras hacíamos cuando éramos gimnastas y es lo que queremos que sea nuestro campus. Tengo las mejores entrenadoras y con una característica que es imprescindible: que todas ellas disfrutaron cuando eran niñas de este Campus como gimnastas y eso hace que ahora sepan lo que les gusta a las niñas. Las primeras que disfrutamos de esta semana somos nosotras. Ése es el secreto".

Un crecimiento enorme

Aquella concentración de la Navidad de 1987 era algo de 'consumo interno' del Club Ritmo. Era el germen de lo que es hoy el campus de gimnasia rítmica más importante del mundo impulsado por el club más laureado de España en la última década de la mano de aquella niña que soñaba con ser entrenadora y que ha llegado a ser una de las mejores del mundo capaz de convertir al Club Ritmo en una enorme fábrica de gimnastas de la que ha salido Carolina Rodríguez, que es una de las entrenadoras del campus y que conecta como nadie con unas niñas que la idolatran y que disfrutan compartiendo entrenamientos con toda una diploma olímpica que reparte cariño a esas niñas que le reclaman continuamente esas niñas que hoy la ven como su modelo a seguir, pero que no saben que hace más de dos décadas Carolina era una más en este campus cuando daba sus primeros pasos en la rítmica.

Motivos de sobra para que el Campus de 2017 reúna a 158 niñas (con 60 cuando decidieron cerrar la lista de espera) llegadas de toda España a la Granja Santa Catalina de La Vecilla de Curueño. Apenas 30 niñas son de León. Las demás llegan de todo el país, desde las Islas Canarias a las Baleares, pasando por todas las comunidades autónomas. “Podríamos tener dos turnos de más de 100 gimnastas en cada uno de ellos, pero en un turno ya no caben más y al tener que irnos después al Mundial con Sara Llana no hay posibilidad de hacer dos turnos”, explica Ruth Fernández que prepara con mimo las actividades del día, desde que se levantan las niñas antes de las 9:00 horas, hasta que a medianoche se apagan las luces.

Con un grupo de una decena de entrenadoras, las gimnastas trabajan para mejorar en su deporte agrupadas por niveles, pero no todo es gimnasia. Bailes, juegos y actividades variadas de tiempo libre ocupan el día de las niñas que, por turnos, se encargan del comedor y de que todo esté en orden, especialmente las habitaciones "porque lo importante es aprovechar el campus para que creen un hábito saludable", señala Ruth Fernández.

Un escenario perfecto

Durante ocho días, hasta este jueves 24 de agosto, La Vecilla de Curueño se convierte en centro de atención de la gimnasia rítmica española. "Nos costó encontrar lo que queríamos, pero en la Vecilla lo tenemos. Hicimos el campus en valencia de Don Juan, en Boñar, Cangas de Morrazo, Carrión de los Condes, Los Ángeles de San Rafael... pero en ningún sitio como aquí. Tenemos unas instalaciones a nuestra disposición, un pabellón en el que entrenar y en un entorno como éste... No podemos pedir más", explica Ruth Fernández mientras repasa las actividades preparadas para el día siguiente. "Lo que queremos es que las niñas que vienen disfruten entrenando y mejoren como gimnastas, pero sobre todo, que se diviertan y que se vayan a casa contando que lo han pasado bien. Por eso les preparamos juegos, actividades en las que tienen que despertar su inquietud artística, montan bailes y hasta un baile de disfraces”, explica con pasión Ruth Fernández. Una ilusión que se refleja también en las caras de las 158 niñas que están en el Campus y que confirman que el Club Ritmo sigue haciendo bien las cosas. Nadie pone ni un pero al campus y son muchas las que repiten de año en año en esta actividad que reúne a niñas de entre los 7 y los 17 años.

El equipo de competición del Club Ritmo se pone a punto en La Vecilla.
Ampliar
El equipo de competición del Club Ritmo se pone a punto en La Vecilla. (Foto: César F. Buitrón)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de SportLeón

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.