www.sportleon.com

Opinión

Los errores en la planificación abocan a la Cultural a un final de temporada mucho más complicado de lo que merecería una temporada tan floja de sus rivales por la permanencia.
Ampliar
Los errores en la planificación abocan a la Cultural a un final de temporada mucho más complicado de lo que merecería una temporada tan floja de sus rivales por la permanencia. (Foto: César F. Buitrón)

La carrera por ser el menos malo

Los errores de terceros mantienen viva a la Cultural pese a sus registros negativos en la segunda vuelta

domingo 01 de abril de 2018, 21:57h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La pésima planificación de la plantilla de Óscar Cano y su incapacidad para reforzarla en enero lastra a un equipo que quiere pero no puede y que si sigue vivo es gracias a los errores de Almería, Barcelona B y Nastic que son sus compañeros en una carrera por ver quién es el menos malo en un año en el que la permanencia apunta a estar más barata que nunca

La Cultural sigue viva en la carrera por la permanencia. Y eso es lo mejor que se puede decir después de batir tantos registros negativos como los que está derribando el equipo de Rubén de la Barrera. Con 10 puntos en los 12 primeros partidos de la segunda vuelta cualquier otra temporada el descenso sería inapelable. Por suerte este año la permanencia está más barata que nunca y en esa carrera por ser el menos malo de los de abajo, los leoneses todavía pueden soñar con una permanencia que está un poco más lejos, pero aún a tiro.

Con dos equipos sentenciados desde antes de la mitad de la competición y otra media docena que parecen rivalizar con la Cultural en registros negativos, seguir en Segunda División sigue siendo posible, aunque para ello sería bueno que desde el cuerpo técnico se aparque la autocomplacencia en la que están instalados y reconozcan alguno de los muchos errores cometidos como único camino para empezar a crecer.

El mal momento de varios de sus rivales es la gran suerte que tienen los de Rubén de la Barrera que después de cuatro partidos sin marcar y haber conseguido sólo cuatro puntos en sus últimos nueve partidos, sigue teniendo la salvación a tiro gracias al Nastic –con su victoria frente al Lugo ha aliviado un poco su situación- y el Almería son, al menos, tan malos como ellos, y el Barcelona B, con muchos argumentos en el campo pero el peor entrenador de la categoría en el banquillo, parece estar dispuesto a meterse en apuros pese a los esfuerzos de los dirigentes para hacer una plantilla que debería codearse con los primeros.

A esos males ajenos, más que a la esperanza en la mejoría propia, se aferra una afición a la que no se le puede pedir más, y que tendrá que pasar por taquilla en el próximo partido en casa, el duelo vital contra un Tenerife en alza desde que cambió su entrenador. La afición no da la espalda al equipo, aunque empieza a perder la fe en un equipo que se va quedando sin ‘alma’ a la par que ha perdido la puntería. Con 33 alineaciones diferentes en otros tantos partidos Rubén de la Barrera no ha sido capaz de dar con el once que le saque las castañas del fuego. Tampoco le ha ayudado mucho la incapacidad manifiesta de Óscar Cano para acertar con los fichajes, primero en verano y también en este mercado invernal en el que todo lo que han llegado son complementos para el banquillo con la excepción de David García, el único titular indiscutible.

Y es que las carencias que tenía el equipo desde el principio de la temporada no se han tapado. La Cultural sigue regalando un par de ocasiones claras al rival y en ataque no hay más cera que la que arde y toda la solución que se encontró en el mercado del mes de enero fue dejar salir a dos delanteros que habían sumado cuatro goles en la primera vuelta para traerse uno solo que todavía está por estrenarse con la camiseta culturalista.

Cualquier comparación con el equipazo que la pasada campaña montó Roberto Olabe -que acaba de firmar como director de fútbol de la Real Sociedad- invita al sonrojo. Entonces no se falló en ningún fichaje. Este año ha acertado con cuentagotas… siendo generosos.

Echando la vista atrás resulta aún más incomprensible recordar cuando en una de las presentaciones de los fichajes de enero Óscar Cano aseguró que no había llegado un delantero centro ‘al uso’ porque un jugador así no encajaba en este equipo. Sonó más a disculpas de mal pagador que a una realidad explicable desde un criterio puramente futbolístico. El equipo tiene tres delanteros trabajadores, pero cualquiera de ellos necesita subirse a una escalera para rematar los centros laterales y eso acaba desesperando hasta a los propios jugadores que contra los maños lo intentaron todo, pero sin acierto de cara al gol en un duelo que colocando a Borja Iglesias con la otra camiseta habría tenido un resultado muy diferente.

La realidad es que partidos como el del Real Zaragoza desnudan a Óscar Cano, un entrenador mediocre que afronta en León su primera aventura como director deportivo en la que va camino ser el principal responsable del naufragio de la Cultural si el cuerpo técnico, los jugadores, el Almería o el Barça B no lo impiden.

Con el entrenador ratificado expresamente por el director general de la Cultural, Felipe Llamazares, hasta el final de la temporada, sólo queda esperar que la suerte eche una mano y que los demás equipos que pelean con la Cultural por la permanencia sigan fallando para que evitar el descenso esté en los 46 puntos que es la prospección que los 37 puntos que tienen el Barcelona B y el Almería le darían al final de las 42 jornadas. Aún con esa ‘permanencia barata’ la Cultural debería sumar 13 puntos de los 27 que quedan por jugarse y eso obliga a cazar fuera de casa, algo en lo que los leoneses sólo superan al Lorca en lo que va de temporada, con sólo ocho puntos logrados a domicilio.

La visita al Barcelona B en el escenario en el que los leoneses empezaron a festejar el ascenso hace apenas 10 meses será otra oportunidad para empezar a crecer y seguir creyendo en la permanencia sin tener que esperar a que los demás sigan fallando. De momento lo que es seguro es que los leoneses seguirán al menos otra semana metidos en el hoyo del descenso. Por suerte quedan nueve episodios para acabar de escribir la historia de esta temporada del esperado regreso de la Cultural a Segunda División.

Las miradas de la afición empiezan a volverse contra el palco.
Ampliar
Las miradas de la afición empiezan a volverse contra el palco. (Foto: César F. Buitrón)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(6)

+

9 comentarios