www.sportleon.com

(VI) PRUEBAS DE ESFUERZO EN DEPORTISTAS

¿Para qué es necesario un reconocimiento médico y una prueba de esfuerzo?

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:55h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El trabajo que se desarrolla en la consulta de Medicina del Deporte se centra en una asistencia médica integral del deportista. Para ello atendemos a dos aspectos fundamentales. Por un lado la determinación del grado de salud que le permite al deportista profesional o aficionado ejercer su práctica deportiva sin riesgo para su organismo. De otro lado, la recuperación inmediata de las inoportunas lesiones que interrumpen el ritmo de entrenamiento y competición, y supone un obstáculo en su preparación.

NUESTRAS ACTIVIDADES:
-Reconocimientos médicos deportivos
-Estudio cineantropométrico
-Pruebas de esfuerzo
-Consejo nutricional y dietético (pérdida o aumento de peso)
-Valoración funcional y planificación médico deportiva de atletas y equipos
-Prevención y tratamiento de lesiones
-Predicción de talla


RECONOCIMIENTOS MÉDICOS DEPORTIVOS:


Elemento básico en el seguimiento de todo deportista de cualquier edad y condición. 
Con ello, conseguimos evaluar el grado de salud que permite o impide en algunos casos la práctica deportiva.

El reconocimiento consta de los siguientes apartados:

- Historia clínica con antecedentes familiares y personales

- Exploración general por aparatos : locomotor, cardiovascular,
respiratorio, nervioso.

- ECG de reposo

- Espirometría

- Test de Rufier- Dikson (adaptación cardiovascular al esfuerzo)

- Al final se emite un informe indicando la aptitud o no para la práctica deportiva asi como las observaciones pertinentes.

Este tipo de reconocimiento deportivo se puede completar con prueba de esfuerzo, bien en tapiz rodante o en cicloergómetro, y analítica completa con Rx de torax, lo que hace que sea un reconocimiento exhaustivo y completo para poder descartar varios tipos de patologías respiratorias, cardiacas y funcionales.

VALORACIÓN FUNCIONAL y PLANIFICACIÓN MÉDICO-DEPORTIVA:

Consiste en cuantificar el grado de forma física y en consecuencia evaluar la eficacia de los entrenamientos realizados durante ese momento de la temporada. Se determina mediante ergometrías (pruebas de esfuerzo) y analiticas periódicas.

Con ello se realiza el seguimiento de deportistas especialmente, ciclistas y atletas de todas las categorias, a lo largo de toda la temporada. Efectivamente en base a los resultados de los test de esfuerzo y de las pruebas de laboratorio conseguimos llevar un estrecho seguimiento del nivel de forma.

Dentro de esta planificación, se incluyen dietas de entrenamiento y competición, tratamientos de recuperación, control médico del entrenamiento y estudios comparativos de los deportistas de un mismo equipo. En el informe que se entrega al entrenador o director deportivo, se recogen los datos del reconocimiento de todos los componentes del equipo. Esto permite individualizar el entrenamiento y el seguimiento de cada uno de ellos.

PRUEBAS DE ESFUERZO EN DEPORTISTAS

El ejercicio físico somete al organismo a un estrés adicional al habitual de la vida diaria que puede perjudicar o desestabilizar patologías que contraindiquen la práctica deportiva. Por otra parte las PE deben aportar al deportista datos que le permitan planificar y mejorar su entrenamiento para optimizar su rendimiento deportivo.

Indicaciones de la prueba de esfuerzo en deportistas:
- Valoración de deportistas con sospecha de cardiopatía o cardiopatía diagnosticada como indicación de aptitud para la práctica deportiva-
- Deportistas con sospecha de asma inducido por el ejercicio
- Deportistas  asintomáticos, mayores de 35 años y con dos o más factores de riesgo, como valoración de la aptitud para la practica deportiva.
- Deportistas asintomáticos menores de 35 años con historia familiar de muerte súbita inexplicable relacionada con el ejercicio en familiares de primer grado jóvenes
- Evaluación de la capacidad funcional en deportistas de competición, prescripción de cargas de trabajo y valoración de la progresión tras un programa de entrenamiento físico.


Los protocolos de esfuerzo utilizados para deportistas son incrementales, iniciándose a bajas cargas con aumentos suaves y progresivos que permiten la adaptación al ergómetro y sirven de calentamiento. Estas pruebas deben tener una duración optima entre 10 y 15 minutos, y siempre deben ser máximas.

Actualmente se están utilizando protocolos en rampa para evitar cambios bruscos de los parámetros fisiológicos como consecuencia de una inadecuada adaptación al incremento de la carga en cada estadio.

EQUIPAMIENTO UTILIZADO
Aunque se han utilizado diversos y variados métodos, el cicloergómetro y el tapiz rodante son los más utilizados. 

El cicloergómetro o bicicleta ergométrica es una bicicleta estática con freno mecánico (resistencia fija al pedaleo, con ritmo constante próximo a 50-60 ped/min.), o freno electrónico (trabajo constante e independiente de la frecuencia de pedaleo) que es más fiable porque depende menos de la colaboración del paciente. La carga de trabajo puede ser regulada en watios o en kilopondímetros por minuto (6 Kpm/min = 1 watt)
El tapiz rodante, cinta sin fin o “treadmill” consiste en una cinta sin fin movida por motor eléctrico y sobre la que el paciente debe caminar a distintas velocidades y pendientes según el protocolo usado. Requiere mayor espacio y es más ruidoso que la bicicleta y el trazado ECG puede estar más artefactado por los movimientos.

Sin embargo al ser un ejercicio más fisiológico, no necesita aprendizaje previo y se puede utilizar personas no entrenadas. También existen ergómetros especiales que emulan el gesto deportivo del sujeto y permiten una mejor valoración de la capacidad aeróbica máxima.
El consumo de oxigeno alcanzado en tapiz es algo superior al obtenido en bicicleta. La frecuencia cardiaca (FC) y la tensión arterial (TA) son similares en ambos métodos.

DATOS QUE APORTA
Los resultados obtenidos en la prueba serán los relativos al comportamiento de la frecuencia cardíaca, pesión arterial y electrocardiograma, asi como los referentes al rendimiento deportivo (consumo máximo de oxígeno, umbral anaeróbico, porcentaje de la máxima frecuencia cardíaca alcanzado). Todo ello se emite en un informe seguido de unas recomendaciones generales sobre las frecuencias cardíacas adecuadas para las distintas fases del entrenamiento.

En las pruebas de esfuerzo a deportistas el análisis directo de gases (la medición del oxígeno consumido y el dióxido de carbono eliminado) permite una determinación exacta del consumo máximo de oxígeno y la detección precisa de los umbrales aeróbico y anaeróbico. Los procedimientos indirectos (mediante fórmulas matemáticas), sobre todo en pruebas submáximas, son mucho menos fiables.

SEGURIDAD DE LA PRUEBA
En un entorno preparado para realizar pruebas de esfuerzo es necesario contar con el equipo necesario para responder a cualquier emergencia: material de urgencias y desfibrilador. El personal que realiza la prueba debe conocer los procedimientos a aplicar en caso de complicaciones cardiovasculares.
Estas directrices son imprescindibles, a pesar de que la aparición de complicaciones ocurre en 1 de cada 12.500 pruebas de esfuerzo en individuos sanos.


Francisco Javier Rivas Crespo D.O
Osteópata y Director de la Clínica Sanasport

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de SportLeón

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.